viernes, 30 de agosto de 2013

Georges Pierre Seurat: el todo es más que la suma de las partes


ARTE

Hemos definido en diversas oportunidades las dificultades que enfrenta un nuevo artista para alcanzar el reconocimiento. Un hombre puede ser un excelente ejecutador de la pintura o de la escultura pero eso no le alcanza para ser definido como un artista exitoso. La búsqueda de una idea única y original es la llave para lograrlo. Muchos, en su intento, llegan a resultados insatisfactorios y se hunden como otros tantos en el olvido. Nuestro artista de hoy, Georges Seurat se apoyó en las leyes de la óptica para lograr la originalidad necesaria a pesar de ser considerado inicialmente un artista promedio.

Georges-Pierre Seurat fue un pintor francés y el fundador del Neoimpresionismo.

Un poco de la vida de este artista… Seurat inició su carrera en la Escuela de Bellas Artes de París, donde estudió hasta 1879. A pesar de su buena voluntad, Georges no destaca por su talento artístico, obteniendo unos resultados mediocres. Consciente de ello, inicia su trabajo en el Louvre con gran intensidad copiando las obras maestras de Rafael, Holbein y Poussin. Interesado en adquirir mayores conocimientos técnicos estudia con detenimiento "La loi du contraste simultané des couleurs", y aplica sus conocimientos técnicos en su arte.

Su estancia en Brest le permite descubrir la fuerza del mar que tendrá tanta importancia en su pintura. Una vez en París, compartió un pequeño estudio en la ribera izquierda del Sena con Aman-Jean y Ernest Laurent antes de mudarse a su estudio propio. Durante los siguientes dos años se dedicó a perfeccionar el arte del dibujo en blanco y negro y las propiedades físicas de la luz (clave en su obra futura!).

En 1884 él y otros artistas (incluyendo a Maximilien Luce ) formaron la Société des Artistes Indépendants. Allí conoció y estableció una amistad con su compañero artista Paul Signac. Seurat compartió sus nuevas ideas acerca de un nueva técnica que llamó puntillismo con Signac, quien posteriormente pintó con la misma técnica.Sus cuadros se exponen en 1886 junto a otras obras de pintores de su grupo. Con este exposición nace el término puntillismo, o técnica de la mezcla óptica de los colores.

En verano de 1885 Seurat pinta en Grandcamp un conjunto de paisajes marinos, en que perfecciona la técnica puntillista. Uno de estos cuadros, "Le bec du Hoc à Grandcamp" (imagen) fue, al parecer, la única obra vendida por el autor en vida al precio de 300 francos. Al mismo tiempo, su obra continúa sin ser entendida por el público y por los críticos llegando a causar escándalos pero a la vez, es apoyado por sus compañeros neo-impresionistas.

A partir de este momento Seurat empieza a aislarse cansado de las polémicas que rodean su obra y de las disensiones con los propios miembros del grupo artístico. Después se mudó del bulevar de Clichy a un estudio cercano más tranquilo donde vivió secretamente con una joven modelo, Madeleine Knobloch, que en febrero de 1890 dio a luz al hijo del artista. No fue sino hasta dos días antes de su muerte que presentó su joven familia a sus padres.

Seurat murió de difteria a la temprana edad de 31 años, y fue incinerado en el cementerio de Père Lachaise. Su muerte evitó que completara sus investigaciones en el puntillismo, el divisionismo y en la física de los colores. Su último trabajo ambicioso, "El circo", quedó incompleto.

Características de sus obras. Seurat toma de los teóricos del color la noción de un acercamiento científico a la pintura. Seurat creía que un pintor podía usar el color para crear armonía y emoción en el arte de la misma forma que los músicos usan variaciones del sonido y el tiempo para crear armonía en la música. Seurat teorizó que la aplicación científica del color era como cualquier otra ley natural, y se condujo a probar esta conjetura.

Las teorías de Seurat pueden ser resumidas de esta forma: La emoción de la alegría puede ser alcanzada por la dominación de tonalidades luminosas, por el predominio de colores cálidos, y por el uso de las líneas dirigidas hacia arriba. La calma se alcanza a través de un uso equilibrado de la luz y la oscuridad, por el balance entre colores fríos y cálidos, y por líneas horizontales. La tristeza se alcanza utilizando colores oscuros y fríos y líneas que señalan hacia abajo.

Algunas de sus obras:






Pregunta del día: ¿Qué obra de Seurat es considerada por muchos “una de las pinturas más relevantes del Siglo XIX”? (ayuda: está en exposición en el Instituto de Arte de Chicago)

y la respuesta es...

Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte, considerado una de las pinturas más relevantes del siglo XIX y un auténtico manifiesto del neo-impresionismo.
Seurat tardo dos años en terminar esta pintura, realizo muchas visitas a la Grande Jatte, en el Sena cerca de Neuilly, y realizó 38 bocetos al óleo y 23 dibujos preparatorios.
Como anécdota, se cuenta que pedía a sus amigos que cortaran la hierba junto al río si crecía demasiado.

Gracias Brema por la respuesta! muy completa. Espero sigas investigando!
Saludos del equipo de Cultura en 10.

Envía tu respuesta a culturaen10@gmail.com. La mejor contestación será publicada junto al nombre de su autor en el blog mañana a la tarde. A investigar!!

Si les gustó el blog, por favor apóyenos a través de donaciones o interesándose en nuestros patrocinadores. Muchas gracias!

1 comentario:

Aimara Burrum dijo...

Hola, me ha encantado tu blog. me quedo por aqui, y te invito a visitarme en el mio http://aimaraysumundo.blogspot.com/saludos desde Uruguay